El santiagueño Facundo Juárez contó cosas increíbles sobre Maradona

El 6 de septiembre de 2018, Culiacán recibió una noticia que durante los siguientes meses colocó al estado de Sinaloa en el ojo público. Grupo Caliente había logrado en poco tiempo que Diego Armando Maradona que se convirtiera en el nuevo director técnico de Dorados de Sinaloa.

En ese plantel estaba Facundo Juárez, el único santiagueño en la historia que tuvo la suerte de compartir el día a día con el mas grande del futbol mundial durante casi dos años.

Durante una entrevista con sgosports.com.ar, contó detalles imperdibles que a mas de uno “le pondrá la piel de gallina”.

SP: Cuando nace el rumor de que Diego Armando Maradona iba a desembarcar como técnico de Dorados, ¿que sentiste en ese momento?

FJ: “En las primeras cuatro fechas del torneoi de segunda de México no habíamos ganado y en ese momento un periodista de Argentina puso en Instagram que Maradona tenía muchas chances de ser el DT de Dorados. En ese momento, nos mandamos entre los argentinos que estábamos allí en el grupo de whatssap eso y comentábamos que eso era casi imposible. Luego el rumor se hacía mas fuerte y con eso realmente nosotros (los argentinos) no caíamos. Cuando se confirmó, en mi caso, el teléfono no paraba de sonar, me escribieron muchas Realmente era todo muy loco”.

SP: Cuando se confirmó, ¿que se te cruzó por la cabeza?

FJ: “Cuando el presidente nos confirmo a los argentinos, porque el mexicano es mas reservado, nos pasaba muchas cosas por la cabeza. En lo personal tenía mucha ansiedad que llegue el día que Diego asuma como DT. Era día jueves y el lunes recién Maradona llegaba al club asi que imaginate que fueron varios días de mucha carga emotiva”.

SP: El santiagueño tiene una forma particular de ver las cosas, ¿cómo te imaginabas el primer día de ver a Maradona?

FJ: “También soy un poco reservado asi que lo traté de tomar con calma, pero por momento se hizo imposible. No caía, porque no dimensionaba lo que iba a ocurrir cuando esté al frente de Maradona. Una semana antes de que llegue el Diego, estábamos concentrado antes de un partido con un jugador mexicano y veíamos las noticias que él estaba en el Mundial de Rusia, entonces por ahi pensábamos que no era cierto que llegaba a Dorados. Tuve varias noches de pensar en el momento de ver a Diego”.

SP: ¿Cómo fue el primer día que lo tuviste frente tuyo?

FJ: “Cuando llega Maradona a México, vimos por la tele toda la revolución que causó. A la tarde cuando nos citan en el club, la mayoría llega temprano. Cuando ya estábamos en la hora de entrenar, él no llegaba, no había ningún movimiento. Nosotros estábamos en el vestuario expectantes cuando de repente comienza a movilizarse todo el estadio, mucha gente, cámaras por todos lados y de pronto entra al vestuario. Hicimos una fila y nos empieza a saludar uno por uno. Luego fuimos a la cancha y realizamos un entrenamiento puertas abiertas. Hubo hinchas. Hizo una práctica tranquila para que nos podamos distender lo que fue la presentación del Diego como entrenador. Cuando hicimos los trabajos, no paraba de mirarlo, estaba sorprendido todo el tiempo”.

SP: ¿Qué has sentido cuando Maradona te dio la mano?

FJ: “Una emoción grande. Algo increíble. No dimensionaba realmente de tener a Maradona frente mío y como mi entrenador”.

SP: Con el correr de los días, ¿cómo fue Maradona con ustedes?

FJ: “Lo que me sorprendió fue las ganas que iba a los entrenamiento. Maradona, después de haber ganado tantas cosas, ser el mejor del mundo, verlo con tantas ganas en un entrenamiento en un club de segunda división de México, era motivador para nosotros. Charlaba mucho con nosotros, compartía los asados con nosotros y que te cuente anécdotas eras algo increíble para nosotros”.

SP: ¿Cómo lo vivía Maradona en esos asados y cómo lo vivías vos?

FJ: “Diego tenía un trato especial con los argentinos. Cuando nos identificó, se nos acercó más, compartía mates, previo a esos asados se sentaba alrededor de nosotros, nos contaba sus anécdotas, nos hablaba de los entrenamientos, del rival. Realmente fue muy atento con nosotros y como argentino lo escuhamos siempre atentamente. Le queríamos sacar el jugo todo lo que nos contaba”.

SP: ¿Cuál fue la anécdota que mas les contó?

FJ: “Nos hablamos mucho de Bilardo, del Mundial, de cuando le tocó levantar la Copa del Mundo, del partido contra Brasil en el 90, recalcaba mucho las locuras que hacía Bilardo, de esas vivencias. También nos contaba de lo que vivió en Nápoles y con el correr del tiempo al tenernos mas confianza, nos contaba sobre las noches que tenía”.

SP: ¡¡¡Mirá vos lo que les llegó a contar!!!

FJ: “Si realmente. Nos contaba sobre esas noches, con quién se juntaba y esas cosas. Nosotros en ese momento los tomábamos con un poco de humor”.

SP: Vamos a lo deportivo Facu, jugaste en el debut de Maradona como DT de Dorados, ¿que te remarcó que hagas en el campo de juego?

FJ: “Tuve la suerte de jugar de titular el primer partido del Diego como DT y en lo personal me pidió que encare. Sabía de mis características dentro del campo de juego y que me meta rápidamente en el área, que trate de buscar la falta y que trate de patear al arco cada vez que tenga la oportunidad. El era mucho mas enfático en la parte de la motivación. Tácticamente no eramos un gran equipo, pero estábamos muy motivados con la presencia de él”.

SP: Un jugador cuándo juega comete errores involuntarios, cuando vos cometías algún error, ¿sentías que Diego se podía enojar?

FJ: “No, para nada. Lo que él tenía es que nos daba mucha libertad. Los jugadores y con el hecho de que él esté en el banco nos sacaba mucha presión. Era como que él absorbía la presión de la gente y con eso nosotros jugábamos muy liberados. El nos decía que encaremos y si no nos salía estaba todo bien. Era una libertad que nos daba”.

SP: Y lamentablemente no pudieron conseguir el objetivo del ascenso al perder dos finales.

FJ: “La verdad que si. Hubiera sido muy lindo regalarle un título a él que no lo había logrado nunca. De todas maneras fue un proceso muy lindo. Cuando llegó Diego a México se decía que no ibamos a conseguir nada. Partido a partido demostramos que eramos un gran equipo y que Dorados fue protagonista de la mano de Diego Maradona”.

SP: A atraves de los videos televisivos se lo vio a Maradona festejar con bailes y música cada partido que ganaban. ¿Te prendías es esos bailes?

FJ: “Si…las verdasd que si. Contagiaba mucho esa alegría. Cuando ganábamos eras habitual que él entre al vestuario a bailar y festejar”.

SP: Particularmente como santiagueño tuviste una anécdota con Maradona al regalarle la camiseta de Mitre.

FJ: “Justo un amigo que viajaba a México me llevó una camiseta de Mitre y comenzaba la cargada de que yo dormía mucho a la siesta. Hasta me imitó la tonada. Bromeaba mucho con eso y hasta me dijo que quería venir a Santiago, quería conocer Las Termas porque si mal no recuerdo tenía un pariente que vivía en nuestra provincia”.

SP: ¿Qué sentías cuando Maradona te decía que quería venir a Santiago?

FJ: “Una alegría inmensa. Diego se sentía identificado con toda Argentina. Me nombraba mucho Las Termas y hasta La Banda porque no recuerdo bien creo que me dijo que tenía un cuñado o algún pariente”.

SP: ¿Qué significa para vos ser el único santiagueño en haber compartido tantas cosas con el mas grande?

FJ: “Me siento un privilegiado de haber vivido lo que viví con Maradona”.

SP: ¿Que sentiste cuándo te enteraste del fallecimiento de Diego?

FJ: “No caía. Se habló muchas veces de su muerte y casi no creía. Para mi era inmortal. Me costó caer. Sentí a una tristeza enorme. En los últimos tiempos lo ví muy desmejorado, nada que ver cuando estuvo en México. Lo noté muy solo”.

SP: ¿Cómo era el entorno de Maradona cuando estaba en Dorados?

FJ: “Lo vi muy bien. Hacía una vida normal. Iba al súper sin problemas, caminaba por la calles sin que nadie lo pare, con su familia, iba a buscar a su hijo al jardin sin inconvenientes. Tenía muchas comodidades. Eso le hacía muy bien a él”.

SP: ¿Conociste al hijo y a su familia?

FJ: “Cuando llega a México vino con Rocío Oliva los primeros seis meses y particularmente lo vi deferente porque sabíamos que tomaba alcohol. Fueron seis meses. Luego vino Verónica Ojeda con su hijo y ahí Diego cambia mucho y para bien. Allí lo vimos al Diego padre donde disfrutaba mucho de su hijo”.

Te puede interesar